Timo Tagaloa, quiero agradar a Dios, para agradarle a él y no a otros.

Cuando era joven, el deporte siempre fue una parte importante de mi vida. Me gustaba hacer deporte porque lo vi como una forma de expresarme. Pero mi principal motivación era la popularidad que llegó con él.

En la escuela secundaria jugué a todos los deportes, pero fue en el rugby donde destaqué. Fue allí donde gané popularidad, especialmente con las chicas. Pronto me di cuenta de que empecé a tener una reputación y que me hacía sentir bien saber que yo era famoso.

Después de salir del instituto, quería perseguir mis objetivos en el mundo del rugby. Recuerdo que en uno de los partidos, había un periodista que estaba viendo el encuentro. Al día siguiente vi mi nombre en el periódico. En la parte posterior del periódico, en la sección de deportes, hubo una gran foto de mi cara y en grandes titulares decía: “Ha nacido una estrella”. El artículo del periódico hablaba de mis proezas y el impacto que había hecho en el club de rugby después de venir directamente de la escuela secundaria. El artículo de prensa , dijo que iba a ser un All Black . También llegó a comparar mi estilo de juego con Bryan Williams. Después de eso, dondequiera que iba, la gente me paraba y me pedía un autógrafo o quería darme la mano y hablar, la gente susurraba mi nombre mientras caminaba. De repente me había convertido en alguien popular .

Pero con la popularidad llegaron un montón de expectativas. Debido a lo que el público leía en el periódico, tenían la expectativa de que yo debía jugar con los All Blacks. Pronto me di cuenta que si yo no estaba a la altura de lo que el público esperaba de mí, me marcarían con un “perdedor ” .

Ser etiquetado como un “perdedor” realmente afectó a mi rendimiento, ya que soy una persona que le gusta complacer a la gente. Esta presión fue demasiado para mí. Un día, cuando yo estaba en una fiesta, me encontré solo en una habitación, pensando en mi vida. Aunque todo en el exterior parecía estar bien, yo me estaba haciendo daño. Pude haber pensado que yo era un chico popular, pero por dentro estaba muy solo, había un vacío en mi vida. Estaba tan deprimido que incluso pensaba en suicidarme. En la fiesta, me levanté de donde estaba sentado y fuí al armario de las medicinas para tratar de encontrar un objeto afilado para seguir adelante y cortarme las venas. Afortunadamente, no pude llegar hasta el final.

El suicidio siempre estaba en mi mente. Mientras estaba en un centro comercial, me fijé en un grupo de músicos cristianos, estaban cantando y entregando unos pequeñas invitaciones para ir al teatro local y escuchar un recital con una taza de té. No podía rechazar la oferta porque tenía hambre, y La comida era gratis . Bajé y tenía dos o tres tazas de té y unos cuatro o cinco paquetes de galletas! Cuando estaba terminando de comer mi última galleta, un joven se acercó a mí y empezamos a hablar. Todavía puedo recordar con claridad , lo que él me dijo .

Él dijo: “Timo , ¿si usted fuera a morir esta noche, ¿estás seguro de que pasarías la eternidad con Dios? ¿Si estuvieras delante de Dios y él te preguntará: “¿Por qué debo dejarte entrar al cielo?” – ¿qué le dirías ?

No pude contestar porque pensé que ya era cristiano. Me crié en la iglesia. Me dijo que tenía que conocer a Cristo personalmente. Yo no sabía lo que eso significaba, por lo que me explicó cómo podía conocer a Cristo de una manera personal. Al momento me di cuenta de que esto era lo que faltaba en mi vida. Así que esa noche le pedí a Cristo que llevara el control de mi vida.

No fue como si me golpeara un rayo espiritual ni escuché ningún canto angelical, pero poco a poco empecé a ver cambios en mi vida. Ahora tengo un propósito para vivir, tengo sentido en mi vida y el cambio más importante que he visto es que quiero agradar a Dios, para agradarle a él y no a otros.

Anuncios

Publicado el 21 octubre 2013 en Rugby. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Me acuerdo de un reportaje que vi en “Informe Robinson” sobre la tragedia del portero Robert Enke, quien sí se suicidó. Me pregunto qué hubiese pasado si Enke se hubiese encontrado también con un “grupo de músicos cristianos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: