Articulo de Esteban Lozano: Más cantera

En pleno verano, llega el momento de definir las plantillas para la Liga que viene. Las directivas se lanzan al mercado para encontrar aquellos jugadores que mejoren el nivel de sus clubes y entusiasmen a la afición. Al mismo tiempo, los canteranos esperan su oportunidad de saltar al primer equipo. ¿La lograrán?

Da gusto ver jugar al Barça. Es sorprendente que una de las mejores generaciones de la historia del fútbol provenga, casi en su totalidad, de la propia cantera del club. Valdés, Puyol, Xavi, Iniesta, Messi, Pedro y muchos otros empezaron de niños o adolescentes en La Masía y hoy son tres veces campeones de la Champions y de tantos y tantos campeonatos, aparte de los títulos a nivel de selecciones. Ahora, la entidad sube todavía algunos al primer equipo, y al resto, los vende. Pero claro, ¡es que dónde los metes ya!

La apuesta valiente del Barça contrasta con la política del Real Madrid. En la última década, ¿qué canterano ha brillado en el primer equipo? Sólo Casillas, que apareció hace catorce años ya, y si quieres, Arbeloa. Jugadores con gran cartel como Mata, Negredo y Soldado no tuvieron hueco y buscaron asentarse en Primera por otras vías. Un día, aparecieron por la selección española, la mejor del mundo, así que cojos no serían. ¡Y el equipo blanco ni se dignó a hacerles debutar en la Liga! Bueno, a Soldado sí, pero como si no…A eso se le llama tirar a la basura la inversión realizada en un jugador…En fin, formarlos para que lo aprovechen otros…Todo por no saber esperar…

20130716-1

Por el Atleti asoma la cabeza Óliver, un chaval de 18 años llamado a deslumbrar a Europa en un futuro muy cercano. También, vemos otros canteranos importantes de la selección sub-20 como Manquillo y Saúl. En su momento, jóvenes con proyección vieron cómo el club les cerraba la puerta en las narices. Espero que esta vez no pase, y estos tres defiendan la elástica rojiblanca por muchos años, hasta que uno de los grandes clubes les dé opciones de crecer y de paso, suelte a la entidad un buen fajo de billetes.

Ahora bien, ¿por qué Torres, De Gea, Domínguez o Koke fueron piezas clave en el primer equipo del Atlético? Muy fácil, porque se confió en ellos. Eran muy jóvenes, tenían mucho que aprender todavía y lo fácil hubiera sido sacar la billetera y traer jugadores ya hechos. ¿Por qué? Porque lo que importa es el aquí y ahora, el éxito inmediato, “¿cómo me la voy a jugar con estos críos?” El problema es que tantas y tantas veces han venido futbolistas que no han dado pie con bola, o que defendieron con dignidad la camiseta a costa de cerrar el paso a unos canteranos que, en pocos meses, hubieran dado el mismo nivel. Y gratis.

Esto pasa también en equipos menores que gastan lo que no tienen cuando la solución la tienen en casa. Lo único que necesitan es un poco de confianza y lo demás viene solo, y pronto. Además, tienes garantía de que se dejan la piel en el campo, aman los colores y se sienten en deuda con el club que les ha dado todo. Desde pequeños, se les inculca que tienen que luchar hasta la extenuación por el equipo, y lo hacen. ¿No merece la pena tener gente así, en vez de otros que no mamaron desde pequeños los valores del equipo?

Para no jugársela con los chavales, los clubes los ceden a otros clubes donde se fogueen. ¿Pero qué pasa si luego el técnico del equipo al que vayan no cuenta con ellos? Un futbolista de 18,19 ó 20 años, si no juega a esas edades, muchas veces se estanca y lo que parecía un diamante en bruto, pierde todo su valor. Lo que necesita es estar protegido, con un cuerpo técnico que lo cuide y piense siempre en su evolución. ¿No está para jugar 38 partidos de Liga? Pues dale diez partidos como suplente y la Copa del Rey, por ejemplo, pero confía en él para que pueda coger confianza en su propio juego.

¿Y EN LA IGLESIA…?

20130716-1aNo mirar dentro puede ser una tentación en nuestras iglesias. Me da la impresión de que en algunas congregaciones, los jóvenes piensan: “¿cuál es mi lugar aquí?, ¿en qué puedo contribuir?” Quizá se le da bien cantar o tocar un instrumento, o parece que tiene madera para colaborar con el grupo de jóvenes, o hacerse cargo del de los adolescentes, o en la Escuela Dominical de los niños. Pero claro, ¿quién puede estar totalmente seguro de que lo harán bien? Así que en las iglesias que no se atreven, siguen y siguen los que ya están, que son apuestas seguras, y el recambio se eterniza, y los chavales se desaniman.

Y si no destacas en esas áreas, ¿qué se supone que puedes hacer entonces? En algunas iglesias, parece que no hay mundo fuera de esas áreas. ¿Se les da bien el deporte? ¿Estudian magisterio? ¿Tienen corazón por los marginados? ¡Pues eso hay que aprovecharlo! Lo fácil, claro, sería echarle las culpas al Pastor, quien avanza como puede entre un sinfín de tareas y compromisos. El entrenador de Primera tampoco puede estar a todo; tiene un equipo que le ayuda y facilita las cosas. Asimismo, entre todos, en cada Iglesia local, tenemos que detectar las capacidades de nuestros jóvenes y darles paso. Y a los niños, inculcarles el amor y servicio al Señor. No jugaremos la Champions pero el Señor recibirá la gloria que sólo Él merece. En la iglesia, como en el fútbol, más cantera.

Autor: Esteban Lozano Cillero (Actualidad Evangélica)

Anuncios

Publicado el 16 julio 2013 en Devocional. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: