A veces Dios te pone en situaciones en las que no hay otra cosa y hay que recurrir a Él

La atleta Marion Jones conoció a Dios mientras cumplía una condena por perjurio. Jones cayó en desgracia en 2007, después de admitir haber mentido a los agentes federales sobre el uso de drogas para mejorar su rendimiento antes de los Juegos Olímpicos de Verano de Sidney 2000.

He sido portada de la revista Time, de la revista Vogue, ganando millones de dólares, ahora estoy en una celda del tamaño de un cuarto de baño. Sólo yo y mis pensamientos, mi Biblia, las fotos de mis hijos y de mis recuerdos“, dijo Jones en una entrevista con el Club 700, contando la posición humillante que la llevó a prisión.

La campeona olímpica era conocida por su velocidad, pero ahora intenta ser conocida como alguien que comparte la palabra de Dios y ser fuente de aliento para aquellos que están a punto de darse por vencidos.

Estrella del atletismo en la escuela secundaria y la universidad, Jones estaba acostumbrada a la atención que su talento le había concedido, pero se disparó cuando se convirtió en una atleta olímpica. “Pensé que estaba llevandolo bien, pero mirando atrás, lo veo claro. Me vi envuelta en lo que me gusta decir, la ola de la fama“.

En 2008, Jones tuvo que enfrentarse a sus errores, cuando fue condenada a seis meses de prisión por su papel en la trama del Bay Area Laboratory Co-operative. La compañía ganó fama con el suministro de esteroides de diseño que fueron, durante algún tiempo, indetectables en por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA).

Los esteroides, presentados como “suplementos nutricionales”, fueron descubiertos por la USADA. “Decidí no hacer preguntas e ignorar las señales de advertencia, cuando llegó el momento me enfrenté a los investigadores federales, sabía la diferencia entre el bien y el mal, tomé la decisión de romper la ley“.

Cuando estaba a solas, abri la Biblia. Era como una esponja. A veces Dios te pone en situaciones en las que no hay otra cosa y hay que recurrir a Él, y me siento cómoda diciendo que me gusta. Realmente siento que Dios me puso en esa situación, ralentizado mi vida lo suficiente como para decir, ¿ya sabes lo que pasa Marion? Sin duda fue la cosa más importante en su mundo.

Jones atribuye todas las bendiciones que le han llegado como regalos de Dios. Después de su puesta en libertad, se reunió con su marido y sus hijos, ha jugado en la WNBA, dio a luz a su hija, y ha viajado por el mundo animando a la gente a no darse por vencido.

En su nuevo libro, “On the Right Track” lleva a los lectores a través de su viaje y cambio de vida.

Quiero compartir mi viaje con la gente, con la esperanza de que la gente pueda ser inspirada y pueden aferrarse a la esperanza al escuchar todo lo que he vivido, porque realmente estaba en un punto donde la esperanza se había ido. Me pareció que se había ido.

Anuncios

Publicado el 28 septiembre 2012 en Atletismo, Básquet, WNBA. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: