El “patrullero” espiritual

En los Juegos de Londres participan varios equipos que no desfilarán en la ceremonia de inauguración y que no se colgarán ninguna medalla. Uno de ellos es el de los capelllanes internacionales. Cuarenta representantes de las cinco grandes religiones ‘patrullan’ cada día la Villa Olímpica para atender las “necesidades espirituales” de los deportistas. Uno de ellos es el español Rubén Fernández, que vive en Londres sus sextos Juegos Olímpicos. Debutó en Seúl 88 y desde entonces sólo se ha perdido los Juegos de Pekín. “No pude ir porque acababa de nacer mi segundo hijo”, confiesa.

Fernández es uno de los capellanes evangélicos de la Villa. Ex entrenador de baloncesto y ‘couch’ profesional, forma parte de la organización Atletas en Acción y participa en eventos deportivos desde 1987. “Esta comprobado que los deportistas rinden mejor cuanto más sólidos sean sus valores”, asegura, aunque reconoce que la relación que mantienen los dioses del deporte con Dios no es fácil. “Los atletas viven en el olimpo y a veces es complicado que tengan percepción de algo que vaya más allá de ellos, pero hay ejemplos de atletas altamente competitivos cuya relación con Dios está por encima de todo”.

Ni el español ni el resto de sus compañeros pueden hacer proselitismo. Su labor consiste en estar a disposición de los deportistas por si ellos les requieren. “Atendemos una necesidad de las personas, igual que los médicos o los masajistas”, aunta.

Hasta el momento no han tenido que atender ningún caso grave, pero en pasadas ediciones sí han desempeñado labores importantes. En Atenas, la triple saltadora camerunesa Francoise Mbango Etone sufrió un episodio de ansiedad y decidió abandonar la competición. Nadie logró convencerla hasta que habló con un capellán de su país. Días después se colgó la medalla de oro. Al capellán, un ex jugador de voleibol, quisieron convertirlo en una suerte de amuleto sagrado. “La superstición es uno de los principales riesgos de la relación entre los deportistas y la religión”. Lo que más está llamando la atención de Fernández hasta el momento es la disciplina con la que algunos de los más de 2.000 musulmanes de la Villa están cumpliendo el Ramadán. “Es asombroso que puedan competir en esas condiciones”, asegura.

La Villa Olímpica posee una sala multiconfesional y varias dedicadas a las diferentes religiones, en las que se reza y se leen las diferentes escrituras. Hay Misa católica dos veces al día y los domingos se celebra el llamado Athletes Service, una ceremonia que preparan los propios atletas y en la que los deportistas coreanos y los sudamericanos son los más habituales. Los españoles se dejan ver poco. “No están entre los más religiosos, ésa es la verdad”, reconoce el capellán español.

Pese a la presencia de este ‘equipo’ de religiosos, algunos países otorgan tanto valor a la preparación espiritual que incluyen a religiosos en su expedición. Don Mario Luzek, sacerdote italiano, fue uno de los pioneros. Austria, Polonia, Finlandia, Inglaterra o Estados Unidos también se han traído a sus propios ‘preparadores espirituales’.

Fuente: Marca

Anuncios

Publicado el 2 agosto 2012 en Juegos Olimpicos, Organizaciones Cristianas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: